Remedios Naturales

Influenza tratamiento natural y recomendaciones

La influenza también es conocida como gripe. Conoce como tratar la influenza de manera totalmente natural, además de consejos y recomendaciones que serán de gran utilidad

La influenza o también llamada gripe es causada por los virus que infectan la garganta, la nariz e incluso los pulmones. Es considerada una enfermedad respiratoria, puede ser grave o leve dependiendo de cada persona. En algunos casos puede llevar a la muerte, especialmente cuando la persona sufre otras enfermedades graves, no se cuida correctamente cuando tiene influenza o tiene muy débil el sistema inmunológico.

Descubre También: Sistema inmune, alimentos y consejos para fortalecerlo

Aunque durante todo el año se registran casos de influenza, es más común en el mes de diciembre y se extiende incluso hasta mayo en muchas partes del mundo, en Google la búsqueda de la palabra influenza y gripe tiene picos muy altos en los primeros días de diciembre y en los primeros meses del año.

Muchos expertos consideran que la causa principal de la influenza sigue siendo el contagio, cuando los enfermos estornudan, tosen o hablan sueltan pequeñas gotas al ambiente que las demás personas absorben, ya sea por vía oral o nasal. Otra causa común de contagio se presenta cuando se tocan superficies con el virus y después se pasan las manos por la nariz o la boca.

 

Síntomas

Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en Atlanta Usa). Recomiendan estar atentos a los siguientes síntomas, ya que la influenza es común que se presente repentinamente y no de forma gradual. Se puede tener un síntoma o presentar varios al mismo tiempo como: La tos, escalofríos, dolor de garganta, dolores de cabeza, mucosidad nasal, dolores en los músculos, fatiga, en algunos casos fiebre, vómitos y diarrea especialmente en los niños.

Según los CDC la mayoría de las personas contagiadas presentan la enfermedad de forma leve sin necesidad de requerir intervención médica. Pero, si es necesario tener un cuidado pertinente. Para los CDC lo más recomendado es guardar reposo en casa por al menos 24 horas después de que la fiebre o los peores síntomas se reduzcan, además se recomienda reducir el contacto con las demás personas para evitar contagiarlas.

La influenza crea diferentes malestares, podemos empezar a diferenciar un resfriado común de algo más complejo, cuando nuestro cuerpo reacciona a la enfermedad con dolores musculares, fiebre intensa, dolores de cabeza y malestar general.

 

Consejos y recomendaciones

Las personas que pueden presentar complicaciones graves debido a la influenza deben consultar lo más pronto posible con un especialista. Las personas mayores de 65 años, los niños y las personas con enfermedades graves que debilitan el sistema inmunológico son consideradas como el grupo con mayor riesgo de presentar complicaciones. Según los CDC se recomienda consultar antes de los dos días de manifestarse el primer síntoma de la enfermedad.

Se debe consultar al especialista si tiene problemas para respirar, color de piel azulada, agravamiento de la tos o de la fiebre, sarpullidos, no poder comer, dolores intensos, vómitos graves y llorar sin lágrimas.

Si se presenta dolor o fiebre se debe aumentar el consumo de líquidos, mantenerse hidratado es muy importante. Los fluidos ayudan en gran medida a bajar el dolor de cabeza y pueden contribuir a tener una mejor circulación, lo cual es de gran ayuda para aumentar la respuesta inmunitaria. Por esto es muy común que las personas cuando están enfermas quieren sopas, frutas con gran cantidad de agua y líquidos.

Según William Schaffner, de la facultad de medicina de la Universidad Vanderbilt en Nashville (Tennessee). Es más recomendado tratar de no estar acostados en el transcurso del día, aunque en muchas ocasiones es complicado, es mejor tratar de evitarlo. Según Schaffner especialista de enfermedades infecciosas, cuando nuestros pulmones se encuentran en posición vertical, es más fácil respirar profundamente y se puede expulsar por medio de la tos o al estornudar las bacterias u otros organismos que de lo contrario podrían llegar a los bronquios y causar problemas más serios.

También se deben evitar las bebidas alcohólicas y la cafeína, además del tabaco o lugares con mucho humo o contaminación. Además, también es recomendado evitar el sereno que es la humedad que encontramos en la atmósfera durante la noche, siendo necesario cubrirse bien en caso de necesitar salir o si el lugar donde se encuentra es demasiado frío.

 

Remedios caseros

En caso de tener tos se debe hacer un licuado con tres cucharadas de gel de aloe vera previamente lavado, hay que tener en cuenta que se debe usar solo la parte transparente del aloe vera y quitar bien la parte amarilla. También se agrega en la licuadora la pulpa de un mango maduro y una cucharada de miel de abejas natural, se licúan bien los ingredientes y se toma una cucharada cada tres horas.

Cuando se tiene influenza y problemas en los bronquios se recomienda hacer un licuado con tres cucharadas del gel de aloe vera, tres cucharadas de miel de abejas natural y 10 gotas de limón. La preparación se debe tomar durante el día por cucharadas.

Un remedio muy recomendado consiste en extraer el jugo de dos naranjas y mezclarlo con diez gotas de jugo de limón, una cucharada de miel de abejas y medio vaso de agua. Se toma toda la preparación inmediatamente después de realizarlo.

Si también presenta dolor en la garganta realizar gárgaras de jugo de limón recién exprimido con miel de abejas, se puede hacer varias veces por día. Hay que tener en cuenta que el limón puede ser corrosivo por lo que cepillarse treinta minutos después de hacer las gárgaras es lo más recomendado.

Aunque la cebolla y el ajo no son del agrado de todas las personas pueden ser de gran utilidad, tienen propiedades antifúngicas y antibacterianas. El ajo contiene Alicina que es un compuesto azufrado el cual posee propiedades farmacológicas, la alicina se considera también un estimulante del sistema inmunológico que ayuda a combatir y calmar los diferentes síntomas de la influenza. Para utilizarlos se agregan tres ajos machados en un vaso de agua caliente y 20 gotas de jugo de cebolla, se deja reposar de 5 a 10 minutos, se cuela y se toma la preparación a modo de té, se recomienda hacerlo 3 veces por día.

El jengibre también resulta muy útil por sus propiedades antiinflamatorias y su colaboración para reforzar el sistema inmune. Según El Centro Nacional para la Información Biotecnológica o por sus siglas en inglés NCBI, los estudios científicos han corroborado varios beneficios que se le atribuyen al jengibre desde hace muchos años, como la efectividad del jengibre como agente antiinflamatorio, antioxidante y como compuesto anti-nausea. Se puede utilizar en forma de té agregando un poco de jengibre fresco rallado a una taza de agua caliente, se deja reposar unos minutos y se agrega media cucharadita de miel de abejas. Se puede realizar dos o tres veces por día.

Tomar infusiones durante el día resulta muy bueno, incluso al tomarlas calientes se puede también aspirar un poco de su vapor, lo cual puede contribuir a reducir la congestión. El té o la infusión de menta, fenogreco y sauco, estas plantas pueden proporcionar alivio y también pueden ayudar a corregir algunos síntomas comunes. La menta tiene propiedades que ayudan a combatir las infecciones, al contener mentol funciona bien como expectorante; el fenogreco tiene propiedades antivirales y ayuda a estimular el funcionamiento del sistema inmune; el sauco proporciona vitamina C, tiene propiedades depurativas y antiinflamatorias. Hay que recordar que en la etapa de embarazo es recomendado evitar muchas plantas medicinales, por lo cual seria mejor optar por los otros remedios.

En la imagen encontramos la planta menta, un limón, jengibre y miel de abejas natural

Algunos alimentos pueden ayudarnos a recuperarnos más pronto, entre estos encontramos el pimiento rojo, el cual tiene cuatro veces más vitamina C que la naranja. La vitamina C es especialmente buena ya que ayuda a descomponer la mucosidad, los pimientos rojos también pueden ayudar a prevenir episodios de tos. Otros alimentos que se deben incluir más en la alimentación son la cebolla y el ajo por su capacidad antibiótica, los tomates por la vitamina C, los garbanzos que aportan zinc y mejoraran la capacidad del sistema inmunológico y en general los alimentos integrales.

 

Jugos naturales

Jugo de durazno, zanahoria y guayaba

Se agrega en la licuadora una zanahoria, medio durazno, una guayaba y agua al gusto. Se licúa bien y se toma en ayunas. Este licuado es una gran fuente de vitamina A, la cual ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Jugo de pepino cohombro, tomate y espárragos

Se necesitan dos tomates pequeños, un pepino cohombro, tres espárragos y agua al gusto. Se licúan bien los ingredientes y se toma fresco en ayunas. Nos ayuda a mantener un correcto funcionamiento del sistema inmunológico, además aporta hidratación y vitaminas que son muy importantes para tratar la influenza.

Jugo de naranja, pimiento rojo y jengibre

Para esta preparación se extrae el jugo de dos naranjas y se le agrega un poco de jengibre rallado. Es una buena combinación para tratar la influenza de forma natural, ya que las naranjas aportan buena cantidad de vitamina C y el jengibre sus beneficios antinflamatorios.

Si bien mantener una buena hidratación, descansar en un ambiente con aire fresco, un poco de sol y evitar estar acostado todo el día es el mejor tratamiento, se puede complementar con remedios caseros y jugos naturales que pueden ayudar a tener una recuperación más rápida.

Más reciente

Acompáñanos en las redes sociales

Acerca de

Remedio Casero Natural es un medio de salud y bienestar. Que inspira, informa y crea cultura natural utilizando la revolución digital para documentar y comunicar.

Cultura

Recuerda que el diagnóstico de un profesional es de gran importancia.

© 2018 Remedio Casero Natural. Todos los Derechos Reservados

Arriba