Vida Saludable

El Ejercicio Ayuda a Mejorar la Memoria en los Niños

Hasta ahora todos sabíamos que el ejercicio físico ayudaba a que los niños desarrollaran mejor su cuerpo, de una manera más sana y ayudando a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Pero ahora además conocemos que también ayuda al desarrollo óptimo del cerebro y a mejorar su funcionamiento consiguiendo, entre otras cosas, una mejor memoria ahora y para el futuro.

El cerebro continúa siendo a día de hoy un misterio. Todos hemos escuchado repetir hasta la saciedad que el ser humano solo utiliza un 5% de su capacidad cerebral. Realmente esto no tiene ninguna base científica, es solo una más de las leyendas urbanas que van de boca en boca. Lo cierto es que difícilmente podemos saber cuánto usamos de nuestro cerebro cuándo desconocemos su funcionamiento en gran parte.

Incluso no podemos saber aún de que forma exacta influye el ejercicio físico en la mejor actividad del mismo, aunque la teoría que tiene más fuerza es la se basa en que el deporte estimula la producción de nuevas células y mensajeros químicos, ayuda a que el riego sanguíneo mejore y todo esto causa cambios positivos en la estructura de nuestro cerebro, sobre todo en una etapa en la que todavía se está formando.

El deporte favorece la capacidad de concentración

Hay diversos estudios de Universidades tan prestigiosas como la de Vrije, en Holanda o la de Illinois en los Estados Unidos, que concluyen que la práctica de ejercicio físico, sobre todo en niños tiene diversas consecuencias muy positivas para su desarrollo cognitivo:

-Ayuda a la concentración, ya que el cerebro está más activo y el niño tiene que centrarse en lo que está haciendo si quiere conseguir un buen resultado.

-Además, indirectamente, al ayudarle a quemar todas las energías que tiene, cuando llegue el momento de sentarse a estudiar estará más relajado y con la mente clara. Sobre todo en casos de hiperactividad en los que el niño se muestra muy disperso.

-Durante el desarrollo de las actividades deportivas el cerebro tiene que mantenerse alerta en diferentes terrenos. Por ejemplo, si el niño juega al fútbol tiene que mantenerse pendiente de si le van a pasar el balón, de si se acerca un contrario o de dónde ha quedado un hueco para poder acercarse a la portería. Todo esto hace que su cerebro se agilice y se acostumbre a procesar diferentes informaciones a la vez.

-En muchos deportes, tanto individuales como de grupo, es necesario desarrollar estrategias de juego para ganar. Esto estimula la creatividad del niño, que a la vez que se divierte aprenderá sobre planificación y resolución de problemas sobre la marcha.

La inteligencia emocional también se ve favorecida por la práctica del deporte.

Otra de las actividades principales del cerebro, además de la memoria, es la de procesar y expresar las emociones. El ejercicio físico también es un elemento muy positivo para que el niño desarrolle su inteligencia emocional de una forma sana y que le ayude a convertirse en un adulto estable y seguro de si mismo:

-Mediante el desarrollo de la autoestima: un niño que no tiene autoestima no tiene confianza, y aunque sea muy inteligente y esté perfectamente capacitado para los estudios y demás campos de la vida, puede acabar siendo un adulto infeliz. El deporte ayuda al niño a sentirse valorado, a superar retos y a enfrentarse con barreras que puede superar poco a poco.

-Mejora las relaciones sociales: un niño tímido o con dificultades para relacionarse con sus compañeros puede verse muy favorecido por la práctica del deporte en grupo siempre que el ambiente sea adecuado.

-En un equipo los compañeros se apoyan cuándo las cosas salen mal y también deben de aprender a felicitar a los demás por sus éxitos. Esto favorece la empatía.

-En el deporte unas veces se gana y otras se pierde: esto es fundamental para que el niño aprenda a sobrellevar sus frustraciones de una forma saludable. No siempre va a conseguir aquello que quiere.

Requisitos para que el deporte contribuya a mejorar la memoria y la inteligencia emocional del niño.

Debe de tratarse de un ejercicio físico bien entendido, sin una excesiva competencia, dónde se fomente la superación pero no se presione al menor con la idea de que hay que ganar siempre. El niño debe aprender a tener una actitud de respeto hacia el contrario y hacia los compañeros, así como hacia árbitros y otros participantes. De este modo lograremos una persona equilibrada.

Especialmente si el niño es tímido o tiene problemas para relacionarse, los padres deben de asegurarse de que el equipo dónde se integre tenga un buen ambiente y sea adecuado para él. Si el niño se siente a gusto en un grupo es fundamental que se mantenga en el mismo y no cambiarlo siempre que eso sea posible.

Por último recordar que el deporte, como todo, es bueno en su justa medida y que hay que permitir que el niño tenga tiempo para hacer sus tareas y también para desarrollar otras actividades, o, simplemente, tener tiempo libre en casa.

Más reciente

Acompáñanos en las redes sociales

Acerca de

Remedio Casero Natural es un medio de salud y bienestar. Que inspira, informa y crea cultura natural utilizando la revolución digital para documentar y comunicar.

Cultura

Recuerda que el diagnóstico de un profesional es de gran importancia.

© 2018 Remedio Casero Natural. Todos los Derechos Reservados

Arriba