Remedios Naturales

Abscesos tratamiento natural

Descubre como tratar los abscesos de forma totalmente natural con remedios populares, además de consejos y recomendaciones para sentir mejoría más pronto

Los abscesos se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo, se forman en una cavidad donde se va acumulando pus. El pus es una mezcla entre tejido muerto, gérmenes y células sanguíneas blancas.

Conoce también: Acidez estomacal tratamiento natural

¿Qué provoca un absceso?

Cuando alguna parte del cuerpo se infecta, nuestro sistema inmunitario trata de combatir la infección. Los glóbulos blancos son los encargados de dirigirse a la zona afectada, se van acumulando y por esto se presenta la inflamación y hay pus.

Los abscesos son las respuesta que tiene el cuerpo al tratar de combatir una infección. Los virus, las bacterias, objetos ingeridos y los parásitos pueden provocar abscesos.

¿Quienes son más propensos a presentar abscesos?

Los niños suelen ser más propensos a tener abscesos, ya que suelen estar expuestos a más bacterias y hongos al pasar mayor tiempo en exteriores. También son más propensos porque en muchas ocasiones no se limpian bien o no se cuidan adecuadamente heridas o cortes.

La arena, la fibra de la ropa, el polvo y la suciedad que quedan atrapados en las heridas de los niños o adultos puede también ser otra causa común de presentar abscesos o folículos pilosos irritados.

Por esto es importante tener un buen aseo personal o limpiar correctamente una herida o corte.

Otros factores de riesgo importantes para desarrollar abscesos cutáneos incluyen un sistema inmune debilitado por enfermedades o por medicamentos.

También son más propensas a los abscesos las personas con enfermedades o condiciones como el lupus, el cáncer, la diabetes, las quimioterapias, las diálisis por insuficiencia renal, el VIH, enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa, traumas, usos de drogas o alcoholismo.

Síntomas de los abscesos

Los abscesos en la piel son muy fáciles de identificar, se suele presentar la zona hinchada, enrojecida y con dolor.

Los abscesos que se encuentran en el interior del cuerpo suelen ser más difíciles de identificar, pueden ser peligrosos ya que pueden afectar órganos, el cerebro o los pulmones.

Las áreas más comunes donde se forman los abscesos son la capa superficial de la piel y debajo de la piel. Pero también se pueden formar en un diente o en cualquier parte de nuestro cuerpo.

¿Cuando consultar con un médico?

La mayoría de los abscesos se curan después de unos pocos días, aunque hay ocasiones en las que no se ve mejoría y se puede requerir la ayuda de un especialista.

Es bueno estar pendiente si presenta alguno de los siguientes síntomas.

– Si el absceso no se cura después de tratarlo en casa o paso una semana sin ver mejoría.

– Presenta fiebre o escalofríos.

– Tiene cansancio, fatiga o se siente malestar general.

– El absceso se hincha cada vez más, se pone más rojo o aumenta el dolor.

– Se presentan manchas o rayas rojas alrededor de la zona afectada.

– Si el absceso es tan grande como una pelota de ping-pong.

– Hay más bultos alrededor del absceso.

– Si tiene abscesos recurrentes durante varios meses.

– Es necesario consultar al médico si tiene diabetes.

¿Qué se puede esperar de la consulta con el médico?

Lo primero que hace el especialista es examinar la zona afectada para ver si es necesario drenar el absceso. En caso de que sea necesario drenarlo puede hacer un pequeño corte para que salga el pus, si es muy doloroso puede administrar anestesia.

El médico después de drenar el absceso puede darle instrucciones de limpieza y vendaje si es necesario. También es posible que le recete antibióticos para ayudar a tratar la infección.

Es necesario volver con el especialista si la herida no comienza a sanar después de algunos días.

Bacterias SARM

Algunos problemas en la piel están relacionados con las bacterias SARM (Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina). Estas bacterias son más difíciles de tratar porque provocan infecciones que son resistentes a varios antibióticos comunes.

Aunque las infecciones por SARM son poco frecuentes, es importante tenerlas presente cuando los abscesos no se curan o no se ve mejoría después de algunos días.

Consejos y recomendaciones

– Tener una buena higiene personal es una de las mejores formas de defendernos de muchas bacterias e infecciones.

– Si tiene heridas y cortes se debe mantener la zona afectada limpia, seca y protegida con un vendaje limpio.

– Lavarse las manos con frecuencia. Especialmente después de tocar superficies sucias, antes de comer y después de ir al baño.

– Evitar, tocar, pellizcar, presionar, apretar o reventar el absceso ya que se puede propagar la infección a otras partes del cuerpo.

– Se debe lavar o votar la ropa, paños, toallas y sabanas que tuvieron contacto con el absceso.

Tratamiento natural para los abscesos

Es importante lavarse las manos antes y después de tocar el absceso.

Lo primero que se debe tener presente es que si el absceso se abre solo, drena y la inflamación y la infección parece que van desapareciendo a medida que pasa el tiempo, solo es necesario mantener la zona limpia y seca.

Aplicar calor

Aplicar compresas tibias sobre el absceso es de gran utilidad para que se abra y drene bien. Simplemente se debe mojar una toalla con agua tibia y colocarla sobre el absceso hasta que se enfríe. Repetir varias veces al día.

Polvo de cúrcuma

La cúrcuma en polvo cuenta con propiedades antibacterianas y antiinflamatorias las cuales ayudan a sanar rápidamente. Se ha utilizado como purificador natural durante años para limpiar la sangre.

Se puede utilizar de varias formas, tanto ingerirla como aplicarla en la parte afectada. Para ingerirla solo debe hervir una cucharadita de cúrcuma en polvo en un vaso de agua, se puede tomar tres veces por día.

Para usar la cúrcuma de forma tópica, se mezcla cúrcuma con un poco de agua hasta formar una pasta. Aplique esta pasta dos veces por día.

Aceite de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té es conocido por sus fuertes propiedades antisépticas y antibacterianas, que pueden ayudar a combatir la infección que causa la inflamación.

El aceite de árbol de té no se debe aplicar directamente sobre la piel, ya que puede quemar la piel o irritarla.

Para utilizar el aceite de árbol de té mezcle cinco gotas con una cucharadita de aceite de oliva, aceite de jojoba, argán o simplemente con una cucharadita de agua hervida o purificada.

Al momento de aplicarlo solo debe utilizar un algodón y debe hacerlo de forma suave en la zona afectada. Aplíquelo dos o tres veces por día hasta ver mejoría.

Sal de Epsom

La sal epsom tiene muchos beneficios para la salud, se utiliza en muchos casos incluso como relajante. También tiene propiedades que ayudan a secar el pus de los abscesos, lo que hace que se sienta alivio más rápido.

Disuelva la sal Epsom en agua tibia y remoje una compresa limpia. Aplique la compresa sobre la zona a tratar por 15 minutos. Se debe hacer varias veces al día hasta ver mejoría.

Pomada antibiótica sin receta médica

Los ungüentos que funcionan como antibióticos y de venta libre son una gran opción, generalmente son de acción rápida y sedante. También ayudan a evitar que la infección se propague.

Se pueden encontrar con diferentes ingredientes, puede consultar en una farmacia o una tienda naturista de confianza por una pomada antibiótica.

Tenga en cuenta las recomendaciones sobre la aplicación. En la mayoría de los casos se recomienda aplicarla al menos dos veces por día hasta ver mejoría.

Aceite de Neem

El aceite de Neem también es conocido como lila india, cuenta con propiedades antimicrobianas, antibacterianas y antisépticas. Ayuda a tratar infecciones de la piel como los abscesos.

Para tratar el absceso con aceite de neem solo debe aplicar directamente tres o cuatro veces por día.

Aceite de Ricino

El aceite de ricino cuenta con unas potentes propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Contiene un compuesto llamado ácido ricinoleico que es un antiinflamatorio natural.

Se recomienda aplicar mínimo tres veces por día una pequeña cantidad de aceite de ricino en todo el área del absceso.

Más reciente

Acompáñanos en las redes sociales

Acerca de

Remedio Casero Natural es un medio de salud y bienestar. Que inspira, informa y crea cultura natural utilizando la revolución digital para documentar y comunicar.

Cultura

Recuerda que el diagnóstico de un profesional es de gran importancia.

© 2018 Remedio Casero Natural. Todos los Derechos Reservados

Arriba