Beneficios, Nutrientes Y Propiedades De Las Alcaparras

Las alcaparras son el capullo de la flor del arbusto llamado alcaparro o alcaparrera. Es un arbusto semileñoso que varía en función de la variedad y la zona donde se cultive. Las ramas del alcaparro están salteadas por espinas que complican la recogida de los capullos. Las alcaparras se recolectan con la llegada de la primavera y tienen un tamaño similar al de un grano de maíz.

Es un alimento vegetal, originario de las costas occidentales del Mediterráneo, cuyo uso está reconocido por la medicina tradicional por las propiedades diuréticas y antihipertensivas, que posee. La alcaparra, que suelen consumirse encurtidas, es un ingrediente muy usado en los platos de la cocina mediterránea.

Capparis spinosa es el nombre científico que recibe esta planta, de las familia de las cappareceae, conocida en algunos países como tápera o tápara. La alcaparra, como comúnmente se le denomina, es una verdura-hortaliza que por sus características se enmarca dentro de la categoría de flores.

Las hojas de esta planta son redondeadas, de color verde oscuro y sus flores, de color blanco-violáceo, esconden el fruto alargado que conocemos como alcaparras. La belleza de estas flores hace que en algunos lugares este arbusto sea muy apreciado como elemento decorativo.

Beneficios

Las propiedades que se le atribuyen a las alcaparras reportan una serie de beneficios a nuestro organismo, algo que hace que su consumo sea muy recomendable. Desde la antigüedad hasta nuestros días, esta planta ha sido utilizada para hacer frente a diferentes patologías, a nivel digestivo, cardiológico y reumatológico.

• Digestivo: los botones que tiene la planta, le otorga cualidades que estimulan el apetito. Nuestros antepasados, usaban las alcaparras para el alivio de afecciones hepáticas y del bazo.

• Avitaminosis: para complementar el tratamiento del escorbuto, enfermedad provocada por la falta de vitamina C, las alcaparras preparadas con vinagre y sal son un buen remedio.

• Depuración: el consumo de alcaparra natural fresca, así como la cocción de la raíz, se utiliza para realizar una depuración integral de nuestro organismo.

• Reumatismo: la infusión resultante de hervir la raíz de la alcaparra es un remedio eficaz para combatir esta enfermedad.

Desde el punto de vista nutricional, las alcaparras son ricas en sales tales como la pectina y la saponina. Apenas poseen grasa y su componente principal es el agua y los hidratos de carbono. El alto contenido de agua en las alcaparras hace que su consumo favorezca la hidratación de nuestro organismo.

Otros nutrientes relevantes que poseen las alcaparras son el magnesio, las vitaminas B, B2, B3, E, B9, B6, A y C; el hierro, el calcio, proteínas varias, ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, el fósforo y potasio. Tienen un alto poder diurético, saciante, depurativo, vasoconstrictor, astringente, expectorante y antihemorroidal.

Usos terapéuticos

La alcaparra no es una medicina natural en el sentido estricto, pero posee una serie de virtudes que han sido aprovechadas para combatir algunas dolencias desde la antigüedad.

Las raíces y la corteza de las alcaparras contienen una serie de flavonoides que protegen las paredes de los capilares y también son eficaces como antioxidantes y antiinflamatorios.

Algunas variedades de alcaparras se convierten en un remedio eficaz para reducir las flatulencias. Las infusiones elaboradas con la corteza de esta planta han sido utilizadas tradicionalmente para el tratamiento de artritis y gota.

Imprescindible en la cocina mediterránea

Según relata la historia, la alcaparra fue difundida por los griegos al resto de países mediterráneos. En estas zonas, se extendió el uso de esta verdura en la gastronomía, convirtiéndola en un ingrediente imprescindible para la mayoría de platos de la cultura mediterránea.

Ocupa un puesto privilegiado en la cocina de diferentes países del mar Mediterráneo, ya que encaja a la perfección con otros alimentos, a los que las alcaparras otorgan un aroma, color y sabor muy característico.

Este alimento es un habitual en un sinfín de recetas, como aderezo de entrantes y pescados. Otro uso culinario destacado de la alcaparra es su presencia en la elaboración de la conocida salsa tártara.

Otra manera de comerlas es encurtirlas en sal y vinagre. Las alcaparras son un condimento ideal para ensaladas, platos de pasta, ahumados de salmón, anchoas, carnes, pizzas u otros vegetales.

Categoría: Comidas Sanas